Un mundo perfecto

En un mundo perfecto, los spammers que envían correo basura serían detenidos y juzgados. Irían a la cárcel para compartir celda con un montón de hombres que han alargado sus penes, tomado Viagra y que están buscando «nuevas relaciones».


Via | Microsiervos

1 comentario:

¿Comentario, queja, opinión?